El alcohol y la diabetes tipo 1: información y advertencias

Fecha
Compartir

Por lo general, el alcohol afecta al control del azúcar en sangre y su consumo requiere una atención especial si se tiene diabetes tipo 1. Objetivo: ¡consumir bebidas de forma responsable sin renunciar a este placer!

El alcohol y el azúcar en sangre: lo que debe saber

El consumo de alcohol aumenta el riesgo de hipoglucemia , algo que puede ocurrir hasta 24 horas después. El alcohol pasa de inmediato a la sangre. Luego, el hígado metaboliza y elimina el alcohol filtrando la sangre. Esto puede afectar a su capacidad para realizar tareas «normales», por ejemplo, la liberación de glucosa para regular los niveles de glucosa en sangre. Al hacerlo, el alcohol puede aumentar el efecto de la insulina y provocar una hipoglucemia más grave.

Asimismo, el alcohol genera resistencia a la insulina, lo que provoca que esta resulte menos eficiente. Además, algunas bebidas combinadas (por ejemplo, un cóctel destornillador, cola con whisky y
cócteles con nombres tan exóticos como dulces son sus ingredientes) contienen un alto nivel de
hidratos de carbono de absorción rápida. A corto plazo, ¡hay un riesgo muy real de hiperglucemia !
Por esta razón, no es raro sufrir una serie de episodios de hiperglucemia e hipoglucemia cuando se
consumen estos tipos de bebidas.

Comida y bebida

Para evitar estos riesgos, no hay nada mejor que comer; los alimentos del estómago ralentizan la absorción de alcohol. Un error típico: beber con el estómago vacío. Esto, en particular, no se recomienda con la diabetes tipo 1, debido al mayor riesgo de hipoglucemia, y sobre todo si se bebe alcohol «puro» sin azúcares añadidos, como un vaso de whisky o vino. Por tanto, recomendamos que el alcohol se consuma con las comidas o con un aperitivo. Compruebe el nivel de azúcar en sangre con frecuencia y tenga siempre a mano alimentos para tratar la hipoglucemia.
Sugerencia: beba poco a poco y vaya alternando las bebidas con alcohol con otras sin alcohol (y sin azúcar), agua idealmente. En realidad, el alcohol tiende a provocar deshidratación.

https://www.instagram.com/p/BxPwp1zhY0w/

¿Cuáles son las mejores bebidas para las personas con diabetes tipo 1?

Está bien saberlo: algunos tipos de alcohol, como los vinos dulces (o vinos preparados) y la cerveza contienen muchos hidratos de carbono. Los refrescos, los zumos industriales y otras mezclas que se usan para elaborar cócteles también pueden ser muy dulces. Si usted es el anfitrión, ¿por qué no elabora su propio cóctel? Así puede usar una cantidad reducida de alcohol y añadir mezclas con poco azúcar, como aguas con gas con sabor, zumos de verduras o zumos de frutas recién exprimidos.

Para conocer y controlar mejor el alcohol que se ingiere, aquí tiene algunos datos nutricionales:

Cerveza, 5 % de alcohol 340 mL 12 g de hidratos de carbono, 145 calorías
Coñac 45 mL 0 g de hidratos de carbono, 115 calorías
Ginebra, ron, whisky escocés, vodka y whisky 45 mL 0 g de hidratos de carbono, 100 calorías
Vino blanco seco, 12 % de alcohol 140 mL 1 g de hidratos de carbono, 82 calorías
Vino tinto, 12% de alcohol 140 mL 2 g de hidratos de carbono, 90 calorías
Vino rosado 140 mL 2 g de hidratos de carbono, 86 calorías
Champán 140 mL 2 g de hidratos de carbono, 80 calorías
Vino de Oporto preparado 85 mL 10 g de hidratos de carbono, 130 calorías
Martini 100 mL 14 g de hidratos de carbono, 160 calorías
Aperol Spritz 175 mL 8 g de hidratos de carbono, 125 calorías
Mojito  250 mL 25 g de hidratos de carbono, 217 calorías
Ginebra con tónica 250 mL 15 g de hidratos de carbono, 171 calorías

Moderación: el secreto para pasar una buena noche

Esto es cierto para todos: el alcohol se debe consumir con moderación. El «consumo moderado» quiere decir un máximo de dos bebidas por día en el caso de las mujeres y tres en el caso de los hombres, y menos de diez o quince a la semana. En la diabetes tipo 1, se debe prestar atención en particular a no superar estas recomendaciones: un consumo excesivo puede dar lugar a complicaciones graves, incluido el coma diabético. Se recomienda encarecidamente no beber en solitario. Si sale, asegúrese de ir acompañado por alguien que conozca los síntomas de la  ipoglucemia y que esté preparado para ayudar en caso necesario. Precaución: Los síntomas de hipoglucemia se pueden confundir con los signos de embriaguez, lo que puede generar situaciones peligrosas. Sería prudente que llevara encima su tarjeta de identificación sanitaria.

Tratamiento de la resaca

Para evitar una mañana dolorosa, en particular, la hipoglucemia matutina, acuérdese siempre de comprobar su azúcar en sangre antes de irse a la cama. Recordatorio importante (sobre todo si se plantea dormir hasta tarde): puede producirse una hipoglucemia retardada hasta 24 horas después de consumir alcohol. Si es necesario, puede comer algo antes de irse a la cama para prevenir la hipoglucemia nocturna o reducir las dosis de insulina, después de consultarlo con su médico. Antes de irse a la cama, hidrátese correctamente (idealmente, 1 litro) para reducir los efectos de la deshidratación y limitar (quizás) los calambres musculares y la temida «resaca».

Nuestras recomendaciones