Diabetes tipo 1: su origen, sus causas

Fecha
Compartir

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune; Es decir, que resulta de una disfunción del sistema inmunitario. ¿Pero cuáles son las causas de la diabetes tipo 1? Aunque la historia natural de la enfermedad se conoce bien actualmente, los expertos todavía debaten los elementos desencadenantes.

Causas de la diabetes tipo 1: ¿una enfermedad del páncreas?

El origen de la diabetes tipo 1 es inmunitario: por lo tanto, es una enfermedad autoinmune. Los anticuerpos que deben protegen usualmente a los individuos contra las infecciones, se transforman en autoanticuerpos que se dirigen contra algunos componentes de las células del mismo individuo. En el caso de la diabetes tipo 1, el objetivo es el páncreas y, de manera más precisa, las células productoras de insulina, las células beta.

La identificación de estos autoanticuerpos en la sangre de la persona será, de hecho, muy útil para diagnosticar la diabetes tipo 1.

Actualmente, se admite que al nacer una persona tiene una reserva de células beta determinada genéticamente. Se calcula que se necesita una destrucción del páncreas en un 80 % a un 90 % para que aparezca una diabetes tipo 1. Conocer la historia natural de la enfermedad ha permitido expresar varias hipótesis sobre las principales causas de la diabetes tipo 1, hipótesis que no se excluyen necesariamente. 

Orígenes de la diabetes tipo 1: ¿una predisposición genética?

La diabetes tipo 1 no es una enfermedad genética propiamente hablando (a diferencia de la diabetes tipo 2). Sin embargo, actualmente, sabemos que la diabetes tipo 1 ocurre en un terreno con una predisposición genética. El componente genético de la diabetes tipo 1 se confirma a través del estudio de las familias de personas que padecen diabetes. De hecho, el riesgo de padecer una diabetes tipo 1 cuando un hermano o una hermana la padecen es mayor que en la población general. Este riesgo mayor no está relacionado directamente con la presencia entre hermanos y hermanas de «genes implicados en la diabetes tipo 1», sino más bien con la influencia de genes implicados en la regulación de la inmunidad.

De esta forma, este terreno común familiar otorga a los miembros de la familia de una persona que padece diabetes tipo 1 (ya sean sus hermanos/as o sus hijos/as), una propensión mayor que en la población general a desarrollar diabetes tipo 1 u otras afecciones autoinmunes (como enfermedades de la tiroides o enfermedad celíaca).

¿Un virus responsable de la diabetes tipo 1?

La genética no lo explica todo y otras hipótesis han avanzado también en cuanto al origen de la diabetes tipo 1. La primera es la hipótesis es el origen viral, que implica enterovirus, susceptibles de provocar una infección del sujeto desde su edad más temprana, incluso durante el embarazo. Otras patologías autoinmunes estarían también relacionadas con una infección viral, sin que actualmente se sepa si esta infección es la causa de la autoinmunidad o simplemente un elemento desencadenante.

En relación con esta hipótesis viral, las vacunas, acusadas de muchas enfermedades, también han sido sospechosas de ser responsables de la diabetes tipo 1. Sin embargo, los distintos estudios publicados hasta entonces sobre el tema tienden más bien a exculparlas.

¿Niños demasiado limpios?

Otra hipótesis tomada en serio por los científicos: la teoría higienista. como consecuencia de la disminución de infecciones en los niños debido a una higiene demasiado importante, se observaría una «hiperreactividad» de un sistema inmunitario que se emplea poco, por lo que se facilita el aumento de las enfermedades autoinmunes, entre ellas la diabetes tipo 1. Las infecciones precoces permitirían crear un capital inmunitario y ajustar la respuesta a las infecciones. Sin embargo, según los datos actuales de la investigación científica, todavía es imposible incriminar esta hipótesis higienista como la principal causa de la aparición de la diabetes tipo 1.

¿Y el estrés en todo esto?

A menudo se oye hablar de diabetes «causada por un impacto emocional» o traumatismo psicológico. Sería más prudente en este caso mencionar factores desencadenantes que aceleran la revelación de la enfermedad y la aparición de síntomas. De hecho, un periodo de estrés intenso o una infección puede, por las alteraciones inducidas, revelar una diabetes que, en realidad, es muy probable que ya estuviera presente.

Más información sobre este tema

Nuestras recomendaciones