Sensores de glucosa y bombas de insulina: la diabetes en la cama

Fecha
Compartir

5,4 minutos: esta es la duración media de una relación sexual 1 . Esos 5,4 minutos pueden resultar muy largos y estresantes para las personas que viven con diabetes (de tipo 1 o 2) y que llevan en el cuerpo un dispositivo de control de la diabetes (un sensor de glucosa o una bomba de insulina). Es posible que se pregunten qué deben hacer con sus «instrumentos» en momentos de intimidad.
¡Aquí compartimos algunas ideas!

Acepte sus dispositivos

Las personas que llevan puesto un dispositivo de control de la diabetes pueden sentirse poco atractivas y avergonzadas en ocasiones. Es importante comunicarse abiertamente con la pareja, que no debería tener ningún problema para aceptar la presencia de esos dispositivos debajo de las
sábanas.

Para aceptar los dispositivos de control de la diabetes en el cuerpo hacen falta tiempo y práctica. Es posible que, al principio, den algo de vergüenza, pero una vez que los dos integrantes de la pareja se acostumbran a ellos, se vuelven invisibles.

Algunas personas tienen miedo de arrancarse accidentalmente un dispositivo durante las relaciones sexuales. ¡No se preocupe! Hay que tener cuidado al mover las manos, pero si eso sucede, es probable que los efectos en el dispositivo y en su diabetes sean menores.

¿Debe mantenerse conectado durante las relaciones sexuales?

Las personas diabéticas que usan una bomba de insulina con tubo pueden optar por dejársela puesta o quitársela durante las relaciones sexuales. En el caso de las bombas de insulina de «parche» y los monitores continuos de glucosa (MCG), esa opción no existe: si uno se los quita, se pone fin a la sesión en curso y después hay que insertar un nuevo dispositivo. La mayor parte de las bombas de insulina con tubo se pueden quitar durante poco tiempo sin que se produzcan fallos de ningún tipo. ¡Aprovechemos esta opción! Si usa una bomba con tubo, consulte a su médico o al profesional sanitario responsable. Ellos le indicarán durante cuánto tiempo puede dejar desconectada la bomba de insulina.

Pero la decisión depende por completo de lo que a usted le resulte cómodo. Algunas personas con diabetes se quitan la bomba de insulina con tubo para evitar accidentes durante las relaciones sexuales; en otros casos, la presencia de la bomba no afecta a la intimidad. ¡Usted decide!
Si opta por quitársela, no se olvide de volver a conectarla después.

¡Preste atención a las montañas rusas glucémicas!

Independientemente de qué tipo de dispositivo de control de la diabetes utilice, asegúrese de controlar sus niveles de azúcar en sangre (exactamente igual que en cualquier otro momento).

¿Nivel alto de azúcar en sangre? Póngase una dosis de insulina antes de que la situación empeore.

¿Nivel bajo de azúcar en sangre? Tomar algunos hidratos de carbono de acción rápida debería solucionarlo. Si esto le sucede durante las relaciones sexuales, después acabará riéndose por ello.

Las personas que viven con diabetes pueden seguir llevando sus dispositivos en los momentos íntimos. Lo importante es que haga lo que usted considere más conveniente.

1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16422843

Más información sobre este tema

Nuestras recomendaciones