Diabetes y ayuno intermitente: ¿cómo manejar el ayuno con diabetes tipo 1?

Fecha
Compartir

Por motivos religiosos, filosóficos o personales, muchas personas recurren al ayuno. Estos son algunos consejos para controlar adecuadamente la diabetes y el ayuno intermitente.

Cada vez se habla más del ayuno, un método ancestral de autocuración. ¿Cuáles son las razones de este plebiscito? Se le atribuyen muchos beneficios: descanso del aparato digestivo, eliminación de toxinas, depuración del organismo… Sin embargo, el ayuno, y los trastornos alimentarios que provoca, ponen a prueba al organismo. Esto le ocurre a todo el mundo y es posible que se intensifique si alguien tiene una DT1.

Entonces, ¿es posible practicar el ayuno intermitente con diabetes tipo 1? ¿Qué tipo de ayuno? ¿Qué riesgos que debemos tener en cuenta? ¡Descubre todo lo que necesitas saber antes de empezar!

Tipos de ayuno intermitente

El principio general del ayuno intermitente es abstenerse de comer durante un tiempo limitado (unas horas a unos días), mientras te sigues hidratando con bebidas no calóricas (agua, té y café sin azúcar, caldos, etc.). Desde un punto de vista médico, el periodo de ayuno empieza a partir de la sexta hora después de la última comida. Así que, al dormir por la noche, ya estás ayunando sin saberlo.

En general, existen 3 tipos principales de ayuno:

  • Ayuno alternativo: consiste en días de comida sin restricciones y días de ayuno, de una a varias veces por semana. Son por ejemplo las famosas curas detox, después de un fin de semana festivo o durante una dieta.
  • Ayuno modificado: también llamado ayuno 5:2, se practica dos días a la semana por un período de 12 a 24 horas. Su principal objetivo es reducir la ingesta calórica en un 25 % aproximadamente.
  • Fasting: probablemente el más conocido de los ayunos intermitentes, es un método que consiste en acumular toda la ingesta nutricional en un solo período del día. La dieta 16/8, particularmente popular entre los deportistas, corresponde a 16 horas de ayuno diario.

Pero también:

  • Ayuno de Ramadán: tiene una duración de un mes cada año y, entre otras prohibiciones, no permite beber ni comer desde el amanecer hasta el atardecer. Por lo tanto, la alimentación se concentra durante el período nocturno.
  • Ayuno de carbohidratos: si vives con diabetes, seguro que este ayuno intermitente te resulta familiar. Realizado principalmente en entornos hospitalarios, permite determinar con precisión las necesidades diarias de insulina de la persona. Este es un paso esencial en el aprendizaje de la terapia de insulina funcional para personas que viven con diabetes insulinodependiente (DT1).

Diabetes y Ramadán: ¿qué alimentos usar para romper el ayuno?

Cada persona tiene su propio metabolismo. Por ello, la composición de las comidas para romper el ayuno difiere de un individuo a otro. Como sabemos, en el caso del ayuno de Ramadán, el período de ayuno generalmente se rompe con varias comidas que dan un lugar privilegiado a los alimentos ricos en azúcar y grasas. Cuando tienes diabetes, este ayuno intermitente puede ser un poco complejo para controlar tu glucemia. Sin embargo, limitar el picoteo entre comidas (pasteles, galletas, etc.), hidratarse abundantemente con bebidas sin azúcar y controlar de cerca tu nivel de azúcar te permite disfrutar de estos momentos de convivencia, al tiempo que reduces los riesgos.

En general, en cuanto a la alimentación, es recomendable:

  • dar prioridad a la cocina saludable (horno, vapor, grill)
  • consumir alimentos de cada grupo de alimentos (frutas y verduras cocidas o crudas, almidones, proteínas, productos lácteos)
  • preferir legumbres (lentejas, garbanzos), carbohidratos complejos (arroz integral, pan integral)

Diabetes y ayuno intermitente: qué precauciones debemos tomar

En teoría, la práctica del ayuno intermitente es compatible con la DT1, siempre que no existan contraindicaciones relacionadas con el tratamiento de la diabetes u otras enfermedades. Antes de comenzar, por lo tanto, es fundamental consultar a su diabetólogo, con quien podrá definir la mejor estrategia.

Se recomienda encarecidamente reforzar la monitorización de la glucemia con sus dispositivos de control (glucómetro, bomba o bolígrafo de insulina, etc.) para anticiparse a los riesgos. Principalmente:

  • ataque de hipoglucemia
  • ataque de hiperglucemia
  • cetoacidosis
  • deshidratación

Si vives con diabetes y estás probando el ayuno intermitente, no dudes en romper el ayuno si el nivel de azúcar es demasiado bajo y, especialmente, más bajo que el definido por el médico, o en cuanto sientas signos de una crisis de hipoglucemia o hiperglucemia. Y recuerda tener a mano tu alimento azucarado favorito para tratar una hipoglucemia.

Más información sobre este tema

Nuestras recomendaciones