Diabetes tipo 1 y régimen de detoxificación: la información y la intoxicación

Fecha
Compartir

Las vacaciones se terminan pronto y, para algunas personas es el momento de eliminar el exceso de calorías de las vacaciones. Las recetas de detoxificación abundan en internet y en las revistas de salud, y es muy tentador seguir estos consejos. No es fácil decidirse entre todo esto y, a veces, tampoco es fácil compaginarlo con una diabetes tipo 1. 

¿Por qué eliminar las toxinas del cuerpo y cómo empezar?  

¿Qué buscamos en las curas de detoxificación? 

Cuando decidimos hacer una cura de detoxificación, en general los objetivos son: 

  • comer de forma más saludable, 
  • limpiar nuestro organismo, 
  • eliminar las toxinas de nuestro organismo. 

Las toxinas son sustancias tóxicas producidas por el organismo, al que le confieren su poder patógeno. El hígado, los riñones y nuestro sistema inmunitario tienen la función, entre otras, de eliminarlas.

¿Cómo hacer para que la cura de detoxificación funcione en una persona que tiene diabetes tipo 1? 

Nada será más beneficioso para tu organismo que adoptar un estilo de vida saludable1. Y esto se consigue al:

1/ Comer de forma saludable

Adoptar una alimentación sana que consiste en limitar los azúcares y las sales añadidas a las comidas, así como a los platos ya preparados y ultraprocesados. 

Comer al menos 400 g de fruta y verdura al día1 no es solo un eslogan de publicidad. Las frutas y verduras son imprescindibles para aportar las vitaminas y nutrientes que necesita el organismo para funcionar correctamente. Hay que comer de todo y en una cantidad razonable. Un almuerzo ideal está compuesto por la mitad de verduras, un cuarto de alimentos feculentos y un cuarto de proteínas. Un lácteo y una fruta completarán perfectamente esta comida. Si eres vegetariano(a) o vegano(a), es imprescindible que aportes a tu organismo proteínas de origen vegetal para compensar la ausencia de proteínas animales. 

En la medida de lo posible, recuerda dar prioridad a las verduras y frutas de temporada. Si las coles y puerros crecen en otoño e invierno, es para aportar las fibras necesarias para limpiar el sistema digestivo de lípidos que nos ayudarán a luchar contra el frío. Si los tomates crecen en verano, es porque tienen un extraordinario poder hidratante.

¡Mejor todavía si eres partidario(a) de los circuitos cortos!

2/ Practicar una actividad física regular

En general, las recomendaciones se refieren a los siguiente: 

  • dedicar entre 2 y 5 horas a la semana a una o varias actividades de resistencia de intensidad moderada;
  • practicar al menos 2 veces a la semana actividades de fortalecimiento muscular de intensidad moderada o superior2.

Esto es excelente para todo el organismo. Ejercitarás tu sistema cardiovascular, aumentarás tu capacidad pulmonar y desarrollarás la musculatura de algunas partes de tu cuerpo. Todo ello reforzará tu sistema inmunitario. Tu cuerpo estará mejor preparado para combatir los virus y bacterias.  

3/ Reducir los excesos

No hace falta recordar que el tabaco no es bueno para la salud3

En cuanto al alcohol, se aconseja limitar su consumo a un máximo de cuatro copas por ocasión, y no beber todos los días4

Con respecto a los excesos alimentarios, intenta limitarlos con el tiempo. No sientas culpa cuando participas en una larga comida familiar, al contrario, ¡disfrútala! Simplemente, las comidas de los días siguientes deben ser más ligeras y equilibradas. De forma más general, date «caprichos» alimentarios un día a la semana. La comida aporta un sentimiento de placer a tu cerebro, ¡no te prives!

Entonces, ¿no existen recetas de detoxificación mágicas? 

En principio, hacer curas de detoxificación no es dañino para tu organismo. Sin embargo, los efectos beneficiosos de estos regímenes para la salud nunca se han probado científicamente. 

Si la cura solo consiste en comer un único tipo de alimento durante varios días, corres el riesgo de padecer carencias. Si estabas bien de salud antes de este régimen, estas carencias pasarán desapercibidas ya que se reabsorberán una vez finalizado la cura. Sin embargo, si ya tenías algunos problemas de salud, esto podría representar un riesgo. Si la cura de detoxificación consiste en beber un zumo con algunos alimentos todos los días, pero tus comidas no son equilibradas, no servirá para nada. En cambio, si pruebas algunas recetas de detoxificación como complemento de un ritmo de vida saludable, esto completará los aportes necesarios para tu organismo. 

Aunque no existe una receta milagrosa de detoxificación, existen alimentos que son beneficiosos para el organismo. Esta es una lista no exhaustiva5

Albaricoque Proporciona un aspecto saludable
Ajo Protege el sistema cardiovascular
Limón Ayuda a mejorar la digestión
Col Previene algunas enfermedades 

Posee propiedades laxantes

Espinacas Facilitan el tránsito intestinal
Lentejas Aportan grandes cantidades de proteínas
Miel Activa la cicatrización y refuerza el sistema inmunitario
Arándano Bueno para la vista
Pera Posee propiedades antioxidantes
Manzana Absorbe los azúcares y las grasas durante la digestión
Patata Tiene propiedades antioxidantes
Tomate Hidrata y disminuye la presión arterial

Cada fruta, verdura, especia, condimento o cualquier otro alimento tiene propiedades y aportes beneficiosos para la salud. Lo ideal es consumirlos correctamente y en la cantidad suficiente. 

¡Come de todo!

¿Y la diabetes tipo 1 en todo esto? 

Como de costumbre, adaptamos nuestra diabetes a nuestro estilo de vida. 

¿Tu comida va a ser bastante ligera? Adapta tu bolo o dosis de insulina rápida. 

Si estás modificando tu patrón alimentario, tu DT1 también necesitará un tiempo de adaptación. Que no cunda el pánico: al cabo de unos días, sabrás cómo manejar tu aporte de insulina a tus nuevas comidas. Si tu ritmo se vuelve regular, tus aportes de insulina se harán también muy regulares y sabrás adaptarte mucho mejor a las situaciones excepcionales. 

El secreto de la detoxificación consiste así en un estilo de vida saludable y sobre todo en una alimentación equilibrada. En cualquier caso, no dudes en hablar de las modificaciones alimentarias con tu médico, o un nutricionista/dietista. 

Referencias

1https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/healthy-diet

2https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/physical-activity

3https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/tobacco

4 Recommendations of the World Health Organization 

5 Sophie Lacoste, « Ma bible des aliments remèdes », Editions Leduc.S Pratique, 2018

Más información sobre este tema

Nuestras recomendaciones