Diabetes y levantarse tarde: Nuestros 4 consejos para aprovechar!

Fecha
Compartir

Dormir hasta el mediodía… ¡es un pequeño placer que nos gusta darnos de vez en cuando! Cuando se padece diabetes tipo 1, ¡algunos trucos permiten gestionar su diabetes y levantarse tarde quebrarse la cabeza! 

Gran dormilón/a, persona nocturna, madrugador/a, trasnochador/a: cada uno/a tiene su propio ritmo de sueño, con sus horarios y sus costumbres. Pero el fin de semana, ¡a muchas personas les gusta quedarse más tiempo en la cama! Puedes estar tranquilo, la diabetes tipo 1 y dormir hasta tarde pueden ir de la mano, incluso, cuando se necesita un tratamiento regular y un control glucémico.

1 | Conocer el ritmo de sueño para evitar la hipoglucemia nocturna

Primer paso: estar atento/a a las necesidades de sueño. ¿Cuántas horas necesitas normalmente para recuperarte bien? ¿Qué impacto pueden tener el estrés o la fatiga en este ciclo? ¿El ritmo del fin de semana te obliga a adaptar tus costumbres?

Además, observar la evolución de la glucemia por la noche (especialmente gracias a un aparato de medición continua) puede dar información importante y permitir evitar la hipoglucemia nocturna. No dudes en mencionar este asunto a tu médico, quien te podrá aconsejar ajustes del tratamiento, incluso un tentempié de cara a una larga noche.

 2| Diabetes y dormir hasta tarde: planificar el tratamiento

Algunos tratamientos necesitan tomarse a horas más regulares que otros; Es por ejemplo el caso de los antidiabéticos orales (para la diabetes tipo 2) o de un esquema de dos inyecciones de insulina «semilenta» (mañana y noche). Dormir hasta tarde puede trastornar este ritmo y aumentar el riesgo de hipoglucemia nocturna. Consejo: pon el despertador a la hora habitual para tomar tu tratamiento… ¡vuelve a dormirte después!

Para aún más seguridad, si tenemos el sueño pesado, también podemos programar un despertador a mitad de la noche para controlar la glucemia.

Si sigues un esquema «basal bolo», que incluye una única inyección de insulina lenta al acostarte, o si llevas una bomba de insulina, te afectará menos despertarte más tarde.

3 | Prevenir la hipoglucemia del día siguiente (y el dolor de cabeza)

Levantarse tarde, a menudo, ocurre después de una velada más o menos pesada y/o de copas. ¿No hay nada mejor que dormir más de doce horas seguidas después de una noche increíble? Pero estos pequeños excesos pueden a veces perturbar el sueño. Además, como todos saben, también están relacionados con la inevitable «resaca». El consumo de alcohol también tiende a aumentar el riesgo de hipoglucemia.

Para solucionar estas molestias, estos son algunos trucos: beber mucha agua antes de dormir para evitar la deshidratación relacionada con el alcohol;  evitar comer alimentos grasos justo antes de acostarse (¡adiós al kebab al salir de la disco!) y   crearse un ambiente agradable (antifaz de dormir, aceite esencial de lavanda, etc., sin olvidarse de bajar persianas o cortinas para evitar los rayos matinales).

Y como no siempre podemos evitar la hipoglucemia nocturna, ¡acuérdate de tener briks de zumo o caramelos cerca de la cama para tratarla lo antes posible!

4 | Gestionar las comidas muy próximas

Dormir hasta tarde a menudo es sinónimo de brunch. Desayuno y almuerzo se encuentran muy próximos, incluso directamente mezclados. Un tiempo más corto entre estas dos comidas significa que la insulina de la mañana puede estar todavía activa en el momento del bolo del almuerzo.

Entonces, la interpretación de los resultados se debe tomar con precaución para determinar el bolo óptimo. 

En cuanto al menú, los huevos tienen fama de ser ricos en cisteína, un aminoácido que tiene una función desintoxicante. ¡Es bueno saberlo para los días siguientes a las fiestas!

Más información sobre este tema

Nuestras recomendaciones